Consejos y recomendaciones para ir al dentista

¿Qué preguntas te hace un dentista?

Un dentista te preguntará sobre tu historial médico, esto es, un resumen sobre tu salud dental. Esto incluirá tus anteriores visitas al dentista, diagnósticos y tratamientos previos, alergias a medicamentos, antecedentes de familiares… Todos estos datos servirán para completar tu historial clínico, a fin de que tu dentista haga un diagnóstico más preciso. Esos datos se sumarán a tus datos personales (edad, hábitos…), los cuales se suelen preguntar en la primera visita.

Asimismo, según el tipo de visita, tu dentista te preguntará para qué has ido a verle. Te pedirá que le indiques dónde sientes molestias, qué te duele, qué tipo de dolor sientes, cuánto tiempo llevan persistiendo las molestias, qué has hecho que haya podido causar ese dolor… Todas estas preguntas le servirán para identificar la causa de tu dolor y proponer el tratamiento dental más adecuado y eficaz.

Además de preguntas, un dentista te hará un examen bucal a fin de verificar por sí mismo el estado de tus dientes y encías. En algunos casos, también puede tomarte una radiografía para ver la raíz de tus dientes en mayor profundidad.

¿Cuándo es necesario ir al dentista?

La recomendación estándar es visitar al dentista una vez al año para una revisión. Sin embargo, hay ciertas personas que deberían ir al dentista con mayor frecuencia.

Los niños, por ejemplo, deberían acudir al dentista cada pocos meses, ya que los cambios en su dentadura se producen con rapidez y son difíciles de anticipar. De hecho, no deberían pasar más de seis meses entre una revisión y la siguiente. El control periódico por su dentista de confianza podría evitar problemas dentales en el futuro y ahorrar mucho dinero en tratamientos dentales que podrían no ser necesarios de hacerse revisiones con mayor frecuencia.

Asimismo, aquellas personas con antecedentes familiares que pudieran poner en riesgo su salud bucodental deberían acudir al menos cada seis meses al dentista. Del mismo modo, quienes no lleven una correcta higiene dental deberían ir al dentista como mínimo dos veces al año, ya que su dentadura sufrirá mayor desgaste y será más propensa a la formación de caries.

¿Cuándo llevar a los niños al dentista?

Se recomienda llevar a los bebés desde el nacimiento, para poder conocer la salud dental desde el principio y poder tomar medidas tempranas si lo necesitasen.

Los niños deben acudir al dentista una vez cumplido su primer año, a fin de detectar con prontitud cualquier patología bucodental que más tarde no se hubiera podido resolver de forma tan sencilla. En su defecto, deberían ir al dentista cuando les salgan las primeras piezas dentales y, nuevamente, cuando su primera dentadura esté ya completa. De este modo, se previene la aparición de caries, que en muchas ocasiones aparecen antes de haber cumplido los cuatro años.

A partir de ese momento, si el niño presenta una correcta higiene bucal, se recomienda que acuda al dentista cada seis meses, a fin de realizar revisiones periódicas con las que detectar a tiempo posibles problemas que serían graves en el futuro. Bajo ningún concepto se debería dejar pasar más de un año entre una revisión y la siguiente, ya que el desarrollo dental de los niños es rápido y debe monitorizarse con frecuencia.

¿Qué debo hacer antes de ir al dentista?

Antes de tu cita con el dentista debes lavarte los dientes en profundidad y evitar ingerir alimentos o fumar tabaco. Mantener una correcta higiene bucal es esencial para que tu dentista pueda hacer una exploración efectiva y un diagnóstico correcto.

Es recomendable que acudas acompañado por un familiar o amigo de confianza, especialmente cuando tu visita al dentista implique anestesia o sedación. Tras una intervención es posible que te notes débil o que la sedación persista ligeramente, por lo que no deberás conducir. Lo más fácil es ir al dentista acompañado.

Además, no olvides llegar con al menos diez minutos de antelación. Así evitarás esperas más largas en caso de que pasen a un paciente por delante de ti por haber llegado tarde.

¿Qué es la salud de los dientes?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es “la ausencia de dolor bucal o facial, de infecciones o llagas bucales, de enfermedades de las encías, caries, pérdida de dientes y otras patologías o trastornos que limiten la capacidad de morder, masticar, sonreír y hablar, y que repercutan en el bienestar psicosocial”. Esto significa que la salud de los dientes es la ausencia de cualquier anormalidad en la boca que impida su funcionamiento habitual o que cause malestar al paciente.

Para mantener una salud bucodental óptima es necesario llevar una correcta higiene bucal y cepillarse los dientes dos veces al día como mínimo durante dos minutos. Asimismo, se recomienda llevar una dieta saludable, prescindiendo en lo posible del azúcar, del tabaco y del alcohol, e ir al odontólogo para hacer revisiones anuales.

¿Cómo cuidar tu higiene dental?

Lo principal para cuidar la salud de tus dientes es cepillarlos como mínimo dos veces al día, durante al menos dos minutos. Lo ideal sería lavarse los dientes después de cada comida y complementar este paso con un colutorio o enjuague bucal e incluso con hilo dental, a fin de retirar todos los restos de alimentos o sarro. Debes elegir una pasta de dientes y un colutorio adaptados a tus necesidades bucales (blanqueamiento, dientes sensibles, caries…) y utilizar una técnica de cepillado que te permita llegar a todos los rincones de tu dentadura. Asimismo, deberías cambiar el cepillo de dientes cada tres meses para que no pierda eficacia.

Además, es importante llevar una dieta saludable, evitando el azúcar, el tabaco y el alcohol. Hay que complementar esta dieta rica en frutas y verduras con una correcta hidratación. Beber mucha agua ayudará a la producción de saliva, un elemento esencial para combatir las bacterias bucales.

Finalmente, es esencial acudir a tu clínica dental con frecuencia. Una revisión anual puede ayudarte a detectar a tiempo enfermedades y patologías bucodentales que de otro modo serían muy costosas y dolorosas de eliminar. No dejes de acudir a tu dentista para prevenir cualquier problema futuro y mantener una correcta higiene bucodental.

¿Cómo saber si tengo alguna infección en la boca?

Lo principal es observar visualmente el aspecto de dientes y encías, buscando cualquier inflamación, hinchazón o sangrado (especialmente durante el cepillado). Asimismo, las aftas (llagas) y los herpes bucales son un indicativo de una infección en la boca. En algunos casos, pueden aparecer ampollas en la lengua, en las encías o en el interior de las mejillas; éstas pueden ser dolorosas y, en ocasiones, acabar convirtiéndose en úlceras como consecuencia de su rotura. Otro síntoma de una posible infección es la aparición de placas blancas en cualquier parte interna de la boca.

Además, algunas infecciones bucales van acompañadas de fiebre, dolor de garganta, dificultad para tragar, mal aliento…

En caso de observar cualquiera de estos síntomas es crucial que acudas a tu clínica dental de confianza en lugar de intentar hacer un diagnóstico por tu cuenta.

¿Cómo deben verse los dientes perfectos?

Todos los dientes deben estar derechos y alineados, sin sobreponerse unos encima de otros y sin espacios entre ellos. En la mordida, los dientes superiores deben estar por delante de los inferiores y todas las muelas deben coincidir a la perfección. A fin de lograr una correcta simetría, todas las piezas de la dentadura deben tener un tamaño proporcionado y una forma pulida, logrando la cohesión mediante un color unificado de un tono blanco natural, que no resalte en exceso. Además, embellecer los dientes requiere que las encías estén bien cuidadas, evitando cualquier sangrado o inflamación. Así, en conjunto, se logra una sonrisa perfecta y sana.

Si quieres una dentadura perfecta puedes informarte en Dr. Charani sobre cuál es el tratamiento dental más adecuado para ti.

¿Qué pasa si no me lavo los dientes por la noche?

Al acostarte con restos de alimentos en la boca, éstos se descompondrán a lo largo de la noche, haciendo que te despiertes con mal aliento. Esto se debe a que la cantidad de saliva disminuye mientras duermes, por lo que tu boca no puede combatir con eficacia las bacterias acumuladas tras la cena. Si esto se repite con frecuencia, además de dañar poco a poco el esmalte de tus dientes, podrías desarrollar halitosis (mal aliento persistente) o enfermedades bucales relacionadas con las caries o el sangrado de encías.

Para evitarlo, lo ideal es que te laves los dientes como mínimo dos veces al día. Una de esas veces debe hacerse tras la última ingesta del día, en concreto media hora después de cenar, para eliminar cualquier resto de alimentos que pueda quedar en tu boca antes de irte a dormir.

Si solo te has olvidado puntualmente de lavarte los dientes una noche, pero no es una costumbre, no deberías preocuparte demasiado. Cepíllate los dientes en mayor profundidad a la mañana siguiente para eliminar el exceso de placa que se haya formado y ayúdate de un colutorio o de hilo dental para eliminar la mayor cantidad de bacterias que sea posible.

¿Qué pasa si te lavas mucho los dientes?

Al igual que es malo lavarse los dientes con poca frecuencia, tampoco es bueno cepillarlos en exceso. Si te lavas mucho los dientes puedes desgastar tanto las encías como el esmalte de tus dientes, fomentando el sangrado de encías y haciendo que la dentadura pierda su brillo natural. Al cepillar los dientes demasiado o con un exceso de fuerza, se daña la capa protectora de los dientes y se pierde el esmalte, haciendo que estén más débiles a bacterias y otras agresiones a la salud bucodental.

Para no dejar los dientes y las encías expuestos a posibles infecciones bucales, no deberías cepillarte los dientes más de tres veces al día. Lo ideal es hacerlo tres veces al día, durante al menos dos minutos.

Rate this post

Artículo relacionado

12 junio, 2018 · 4 Min lectura

Tratamientos dentales con láser: la solución a las enfermedades periodontales

Como muchos ya sabemos, el láser fue uno de los grandes avances del siglo pasado siendo una tecnología que no ha dejado de evolucionar a pasos agigantados. En los centros odontológicos Dr. Charani ya hemos integrado los tratamientos dentales con…

Esta web utiliza cookies para recopilar información que ayudará a optimizar su visita. Consulte la información sobre el uso de cookies en nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies